martes, 30 de septiembre de 2014

Crónicas niponas 29: Tokyo. Kōkyo

5 de agosto de 2013. Día 14. Parte I. Tokyo (東京都). Kōkyo (皇居).

CAPÍTULO VIGESIMONOVENO:
PALACIO IMPERIAL


Desayunamos en el bar del albergue y nos fuimos en metro hacia la Tokyo Station. Antes del ansiado regreso a Akihabara, íbamos a visitar el Palacio Imperial. Salimos de la estación central a un mundo desconocido con anchas avenidas, rascacielos y pulcras aceras.

Era extraño estar allí fuera, y es que después de tantos días conociendo Tokyo y pasando por aquella estación se me hacía  muy extraño ver que había más afuera que aquel enorme submundo de andenes, túneles y tiendas.

El caso es que paseamos bajo los rascacielos, hasta llegar a los límites del foso del palacio. Lamentablemente siglos de incendios y terremotos no han dejado mucho en pie por allí, por lo que tan sólo podía verse el foso y la muralla exterior.

Ello daba paso a unas grandes explanadas con los habituales jardines cuidadísimos. Anduvimos hasta el puente de entrada y luego tratamos de ir a los jardines orientales, que eran los únicos que se podían visitar del Palacio, ya que allí vive la familia del Emperador. Se podían visitar, sí, a excepción de los lunes. Nos quedamos sin entrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario